26 may. 2006

EFECTOS DEL DIVORCIO EN LOS HIJOS.

La separación se ha convertido en un hecho normalizado de la sociedad actual, en ocasiones se toma la decisión al margen de las consecuencias que pueden tener para los hijos, ya que no solo repercute a la pareja. Cuando ésta entra en crisis no sólo afecta a ellos, sino que los hijos también sufren

Una de las repercusiones más importantes en los hijos es el daño afectivo que provoca, así pues:

- Existe un distanciamiento afectivo.
- El hijo puede interpretar la marcha como una falta de interés y de estima hacia él.
- La afectividad no es para unas horas o unos fines de semana, sino que es algo que permanece y se va desarrollando a lo largo de la vida.
- El niño/a puede pensar que el adulto que queda puede desaparecer del mismo modo, quedándose sin protección.
- El niño/a no encuentra lugar en ninguno de los dos hogares, ya que está repartido entre la casa de la madre y la casa del padre, sintiendo un gran vacío.

Qué no hacer en el proceso de separación.

- Criticar al otro cónyuge, no chantajear afectivamente.
- No aparentar ser estupendo cuando se tiene al hijo/a un fin de semana.
- No comprar afectivamente al hijo/a.

Qué hacer:

- Establecer una relación afectiva de forma activa.
- Hacerlo sentir partícipe de las decisiones que se toman, darle su espacio y que se identifique con él.

Es importante señalar que si el padre o la madre convive con su pareja, ésta no debe intentar ocupar el puesto de la persona ausente.

No hay comentarios: