25 oct. 2013

LAS DEFICIENCIAS ATENCIONALES.



En la última década las deficiencias atencionales se han considerado como una de las manifestaciones esenciales de la hiperactividad, fundamentándose en la pobre ejecución de los escolares con un TDAH ante pruebas que requieren atención sostenida.

Los niños hiperactivos son incapaces de reorientar su atención, una habilidad importante en el desarrollo cognitivo, que requiere en primer lugar dirigir la atención hacia un estímulo para después rápidamente, en segundos, reorientarla hacia otro foco. Por el contrario, en condiciones de baja exigencia o cuando la ejecución depende de la aplicación de estrategias atencionales sencillas, los niños TDAH pueden funcionar igual de bien que sus compañeros sin hiperactividad, pero cuando se aumenta la dificultad su ejecución resulta afectada porque suelen utilizar estrategias inmaduras desde el punto de vista evolutivo.

El profesor Sergeant de la Universidad de Ámsterdam y sus colaboradores, en base a resultados de toda una serie de trabajos experimentales, concluyeron que los niños con TDAH no tienen deficiencias atencionales específicas. Ellos concluyeron la posibilidad de que hubiera fallos en los niños hiperactivos en su capacidad de cambiar de un procesamiento controlado a un procesamiento automático o que tuvieran una aptitud limitada para realizar una tarea dual, aunque a partir de ahí no debe interpretarse que son iguales de eficaces en el procesamiento de la información que los niños normales.

No puede considerarse la inatención como el síntoma primario de la hiperactividad puesto que no se ha establecido aún su asociación exclusiva y específica con el trastorno, los niños hiperactivos, con independencia de cuál sea la causa última que lo determine, son menos capaces de mantener el mismo grado de compromiso en las tareas que otros niños. Pierden sobre todo su concentración en tareas rutinarias, y rechazan las que no suscitan su interés. A causa de ello, aunque comprenden reglas, instrucciones y órdenes, no las suelen seguir si no se les advierten y se les recuerdan.
Mariam Pascual León. Educadora Social y Pedagoga.
 

No hay comentarios: