14 may. 2007

TRASTORNO DE LA ALIMENTACIÓN

Los trastornos en la alimentación es un problema muy grave que sufre un alto porcentaje de personas en la actual sociedad.
Puede definirse como: “Enfermedad causada por la ansiedad y por una preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico. Se da cuando la comida se convierte en el eje a partir del cual gira la vida de una persona”.

Los trastornos de alimentación más comunes son: la anorexia, la bulimia y la obesidad. En esta ocasión nos centraremos en los dos primeros.

En la siguiente tabla se reflejan ASPECTOS DE VULNERABILIDAD para enfermar.

BIOLÓGICOS

- Ser mujer
- Ser adolescente (en la anorexia, no en la bulimia)
- Llegar a la adolescencia con sobrepeso
- Componentes genéticos
PERSONALES

- Desarrollo puberal temprano
- Tener una baja autoestima
- Tendencia a la depresión o ansiedad
- Alto rendimiento escolar
- Marcado sentido de la ineficacia personal
SOCIALES

- Antecedentes en la familia
- Familia desestructurada
- Valores de perfección el la familia
- Profesionales de riesgo: modelos, bailarinas y deportes competitivos


La ANOREXIA NERVIOSA consiste en presentar un rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla

Algunos de los SINTOMAS a los que los padres deben estar atentos para detectar la enfermedad en sus hijos, además de la restricción de alimentos de bajos contenido calórico son:

- Pesarse todos los días e incluso varias veces
- Comer de pie, y al terminar moverse
- Trocear mucho los alimentos, darles vueltas
- Aumentar las horas de estudio
- Aumento de la irritabilidad, peleas a la hora de comer
- Negación de la enfermedad
- Dificultad de concentración
- Hipotermia
- Palpitaciones y mareos
- Amenorrea (falta de menstruación)
- Piel seca y pálida, pelo quebradizo

La BULIMIA se caracteriza principalmente por la presencia de un apetito voraz seguido de un atracón y de sentimientos de culpabilidad.
Existen dos tipos de bulimia:

- Purgativa, que consiste en la provocación del vómito o uso excesivo de laxantes…
- No purgativa, donde se emplean conductas compensatorias como el ayuno o el ejercicio físico excesivo.

Para detectar a un enfermo de bulimia, hay que observar estos SÍNTOMAS

- Restricción en comidas normales
- Almacenamiento de comida
- Niegan la ingesta de los atracones, así como la enfermedad
- Abuso de tabaco, alcohol…
- Inestabilidad anímica y alteración de las relaciones sociales
- Van al baño tras comer
- Mucha ansiedad
- Problemas dentales
- Arritmias cardiacas y disminución de la tensión arterial: mareos
- Dolores abdominales
- Menstruación irregular
- Oscilación de peso

FACTORES DE PROTECCION

La familia cumple un papel primordial en la mejora del enfermo, tanto por su contacto directo, como para intermediar buscando ayuda profesional y facilitando una óptima vida social.
En muchas ocasiones, la familia no comprende la conducta del afectado; no acepta que una persona con una figura corporal adecuada o incluso excesivamente delgada, pueda verse con sobrepeso. Esto puede dar lugar a comentarios o comportamientos por parte de los familiares que no beneficien al enfermo.
Así pues, lo más importante es comprender que las personas con anorexia y bulimia tienen una distorsión de su imagen corporal, es decir, sufren un trastorno en su funcionamiento mental, que hace que realmente se perciban “gordas” por muy delgadas que estén.

PAUTAS DE ACTUACIÓN
2
Conocer el IMC(Índice de masa corporal) = peso/ talla . Se considera que una persona está saludable cuando el resultado está entre 20 y 25.

• FAMILIA Y AMIGOS: Cohesión y comunicación. Comprenderse como parte del problema, dispensar afecto y comprensión, compartir los intereses, convertir la hora de la comida en un ritual de placer, fomentar la capacidad crítica ante los Medios de comunicación….
• AYUDA PROFESIONAL: Tratamiento Interdisciplinario médico, nutricional y psicológico a nivel individual, familiar y terapias en grupo
• SOCIALES: Compatibilizar las actividades académicas con otras lúdicas, formar parte de redes sociales a través de clubes, equipos y pandillas.
Marta Merino García. Pedagoga.

No hay comentarios: